Volver Arriba

no lo dudes

aún
te queda
mucho por ver

¿secreto? éste es nuestro secreto

Última tecnología, ópticos muy cualificados y toda la pasión.

vista nítida y precisa

GRADUACIONES & TEST DE AGUDEZA

Un exhaustivo control optométrico controla y mejora tu miopía, hipermetropía y astigmatismo, además de la vista cansada (presbicia).

vemos lo que no te deja ver

PRESIÓN INTRAOCULAR & RETINOGRAFÍAS

Fotografiamos tu retina con cámaras de última generación para ver su color y estado. Controlamos la presión intraocular para evitar glaucomas y pérdidas de visión.

comodidad & campo de visión

ADAPTACIÓN DE LENTES DE CONTACTO

Cómodas y eficientes, las lentillas son una alternativa excelente a las gafas tradicionales, y adaptarse a ellas es muy simple con nuestra ayuda.

una solución para cada problema

DETECCIÓN DE PATOLOGÍAS OCULARES

Con aparatología avanzada conseguimos una detección concisa, mejorando drásticamente la solución de patologías ópticas como cataratas, retinosis, etc

para volver a ver bien

GRADUACIONES
de la vista

La miopía es una anomalía del ojo que produce una visión borrosa o poco clara de las cosas que están lejos. Es debida a una curvatura del cristalino que provoca que las imágenes se formen dentro del ojo un poco antes de llegar a la retina.

Se corrige con gafas (la forma más simple y conocida), lentillas (ofrecen una visión más clara y mayor campo visual) o cirugía (la solución definitiva que puede llegar a eliminar la necesidad de gafas o lentillas)

La hipermetropía es un tipo de error de refracción común donde se puede ver los objetos distantes con mayor claridad que los objetos cercanos. No obstante, en algunas personas puede ser distinto: los jóvenes puede que no noten ningún problema, pero para los que tienen una hipermetropía avanzada, la visión puede ser borrosa para ver objetos a cualquier distancia, sea de cerca o de lejos.

Los síntomas comunes son, habitualmente, dolores de cabeza, fatiga visual, tener que cerrar los ojos para ver y la visión borrosa de objetos cercanos.

Al igual que la miopía, se puede corregir con gafas, lentillas o cirugía, según los casos.

Es un tipo de trastorno en que el ojo no enfoca la luz de forma homogénea sobre la retina; una córnea normal tiene una curvatura como una pelota de fútbol, pero una córnea con astigmatismo se parece más a un balón de rugby, y esto hace que algunas imágenes se vean borrosas o alargadas.

Produce dolores de cabeza, fatiga visual, tener que cerrar los ojos para ver, visión borrosa y dificultad para conducir de noche.

Se corrige con gafas, lentillas o cirugía refractiva.

La presbicia (o vista cansada) ocurre a medida que se envejece;  es no poder enfocar de cerca, un problema relacionado con la refracción dentro del ojo. Es común sufrirla junto con alguna otra patología (miopía, astigmatismo…).

Los síntomas son no leer bien la letra pequeña, tener que apartar lo que se lee para poder enfocarlo, problemas para ver objetos cercanos, dolores de cabeza y fatiga visual.

Se corrige normalmente con gafas especiales o incluso con gafas de lectura sin receta.

todos los tipos de lentillas

ADAPTACIÓN
de lentes de contacto

Las lentes de contacto blandas están hechas de plásticos suaves y flexibles que permiten que el oxígeno pase a la córnea. Este tipo de lentillas pueden ser más fáciles de ajustar y más cómodas que las lentillas rígidas permeables al gas (RGP).

Los materiales más actuales para lentes de contacto blandas incluyen hidrogeles de silicona para proporcionar más oxígeno a tus ojos mientras las usas.

Las lentes de contacto rígidas permeables al gas (RGP) son más duraderas y resistentes a la acumulación de depósitos, y generalmente brindan una visión más clara y nítida. Tienden a ser menos costosas durante la vida útil de la lente, ya que duran más que las lentes de contacto blandas. Son más fáciles de manejar y menos propensas a romperse.

Sin embargo, al principio no son tan cómodas como las lentillas suaves y puede llevar algunas semanas acostumbrarse a usar RGP, en comparación con un período de adaptación de sólo unos pocos días para lentillas suaves.

Las lentes de contacto de uso prolongado están disponibles para uso nocturno o continuo que van de una a seis noches o hasta 30 días.

Suelen ser blandas, y están hechas de plásticos flexibles que permiten que el oxígeno pase a la córnea. También hay algunas (muy pocas) lentes rígidas permeables al gas que están diseñadas y aprobadas para usar durante la noche. Es importante que los ojos descansen sin lentes durante al menos una noche después de cada extracción programada.

La duración del uso continuo depende del tipo de lente y la evaluación que te haremos en Lunic.

Son las que tienen un solo uso y han de tirarse (en su lugar correspondiente!) tras usarlas. on un programa desechable de uso diario se usa un nuevo par de lentillas cada día. Son, en general, las que más se usan por ser las más fáciles de adaptar y mantener.

En ocasiones, se denominan «desechables» algunas lentes de contacto blandas, pero en realidad son para reemplazo frecuente / planificado. 

Son lentillas especiales para problemas determinados:

  1. PostCirugía: para pacientes con úlceras, queratitis, entropión, triquiasis, etc. Se usan para impedir que los párpados y pestañas rocen la córnea.
  2. Progresivas: para sonceguir visión confortable a cualquier distancia.
  3. Afaquias: indicadas para personas operadas de cataratas sin LIO (lente intra ocular).
  4. Orto-K: principalmente diseñadas para corregir la miopía cambiando la curvatura de la córnea. Normalmente, recetadas para usar por la noche.

Este tipo de adaptación se ofrece a personas que desean cambiar la estética (no la funcionalidad, solo el aspecto) de su propio ojo, como el color y/o la forma del iris.

También, en algunos casos, para pacientes con malformaciones congénitas o adquiridas por algún trauma o accidente. En esta categoría se incluyen también lentes de contacto anisocoricas, para albinismo o nistagmus.

a.

tecnología de vanguardia para tus ojos

RETINOGRAFÍAS
& Presión Intraocular

La retinografía es un medio para identificar a las personas por el patrón de vasos sanguíneos en la retina (la capa más interna de la parte posterior del ojo). Se hace mediante un retinógrafo (un escáner) que puede mapear el patrón único de vasos sanguíneos en la retina. El patrón es tan complejo que incluso los gemelos idénticos no tienen la misma configuración de vasos sanguíneos

Para realizar una retinografía no es necesario utilizar anestesia, el paciente puede estar despierto durante todo el procedimiento. El día de la prueba, te aplicamos una gota para dilatar la pupila y eso es todo.

El retinógrafo tiene una cámara para hacer la fotografía y grabar los resultados en el ordenador.

Recuerda que tus pupilas pueden permanecer dilatadas durante varias horas, por lo que es recomendable usar gafas de sol y no conducir hasta el día siguiente.

La retinografía permite saber si los pacientes con presión intraocular alta presentan algunas de las fibras que forman el nervio muerto y, por lo tanto, sufren pérdida de visión. Esta prueba permite diagnosticar patologías como el glaucoma .

La mácula se encuentra detrás de la retina y se considera la parte del ojo con mayor agudeza visual . Con una retinografía podemos disgnosticar la degeneración macular, su deterioro progresivo y por ello, la pérdida de la visión central.

Además, una retinografía puede diagnosticar retinopatía diabética, edema macular diabético o lesiones retinianas, como el nevo. Permite prevenir y diagnosticar de manera rápida y efectiva el daño a la retina y al nervio óptico para tratar cualquier lesión de manera temprana.

diagnosticar ayuda a solucionar

DETECCIÓN
de patologías oculares

Una catarata ocurre cuando el cristalino se nubla u opaca (el cristalino es la lente del ojo) se nubla, afectando la visión. La mayoría de las cataratas están relacionadas con el envejecimiento, siendo muy comunes en personas de edad avanzada.

La catarata puede ocurrir en uno o en ambos ojos. La catarata no se contagia de un ojo al otro. Los síntomas habituales son: visión borrosa, colores sin brillo, aureolas alrededor de las luces, no ver bien de noche y visión doble o imágenes múltiples.

Se pueden mejorar los síntomas de una catarata en su etapa inicial con gafas nuevas, mejor iluminación, gafas de sol o lentes de aumento; si todo esto no funciona, la cirugía es un remedio eficaz, reemplazando el cristalino con una lente artificial.

También llamada ojo perezoso, es la pérdida de capacidad para ver, en un solo ojo. Es una de las causas más comunes de problemas de vista en los niños.

El tratamiento consiste en dos estrategias: corregir la causa y estimular al ojo vago.

La corrección de la causa dependerá del problema, y es una tarea estrictamente del óptico. Estimular al ojo vago es tan fácil como tapar con un parche el ojo bueno, forzando al sistema nervioso a procesar los estímulos del ojo afectado (en algunos casos, se cambia el parche por el uso de gotas que nublan la visión del ojo bueno).

El glaucoma es una enfermedad que daña el ojo por un aumento de la presión intraocular. El diagnóstico precoz es muy importante porque se puede prevenir que el paciente pierda visión. El glaucoma es muy peligroso porque no produce sintomas que alarmen al paciente.

En general, cuando el paciente empieza a notar las primeras dificultades visuales el daño producido por la enfermedad es importante. La visión perdida por glaucoma no es recuperable.

También llamada retinitis pigmentaria, es una enfermedad genética (hereditaria) de la retina que causa la degeneración rápida y progresiva de las células fotorreceptoras: los bastones, que se encargan de la visión nocturna, y los conos, encargados de los colores y los detalles.

Se pone de relieve por ceguera nocturna, visión en túnel, deslumbramientos, disminución de la agudeza visual y alteración en la percepción de los colores.

Dado su carácter genético y hereditario no se puede prevenir, pero detectarla de forma temprana permite anticiparse y controlar problemas asociados, como las cataratas. Por eso, la clave en estos casos es un buen diagnóstico genético y una revisión y control preventivos.

Es una patología que daña la visión central, por alteraciones en la parte de la retina que hace posible la lectura o distinguir los detalles en las caras. En algunos casos, la maculopatía relacionada con la edad avanza tan despacio que los pacientes no perciben cambios relevantes en la visión; si lo hace de forma rápida, puede causar pérdida de visión en ambos ojos.

Aunque no hay tratamiento para revertir la pérdida de la visión, sí se puede retrasar y prevenir que la maculopatía intermedia progrese, de ahí la importancia de chequeos más o menos periódicos en Lunic.

benefíciate...

Convenios con entidades

¿Perteneces a alguna de estas entidades? Consúltanos, seguro que hay grandes beneficios para tí. Y si quieres que tu entidad también esté entre ellas, ponte en contacto con nosotros y hablaremos.

Contigo, desde 1954

¿Buscas una óptica de
total confianza en Vigo?

Usamos Cookies para ofrecerte una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando, aceptas su uso.